expectativas

¿Recordáis el anuncio de hace unos años (bastantes) de la DGT, sobre cómo se veía un borracho al llegar al coche, y cómo lo veían los demás? Eso es expectativa vs realidad. Nos movemos en un mundo de deseos, de me gustaría y de debería, por eso nuestra cabeza siempre imagina con antelación cualquier circunstancia futura. ¿Es eso negativo?

¿Es negativo anticipar e imaginar?

No, no lo es en absoluto si tienes claro que lo que te estás imaginando y es solo eso… un deseo, una fabulación de la realidad. El problema lo tenemos cuando creemos firmemente que la película que nos estamos montando (ríete de Spilberg), es lo que va a pasar. Es entonces, cuando llegamos a la situación y todo parecido con lo imaginado es inexistente, que nos venimos abajo (oiga) y nos sentimos fatal.

¿Pero nos sentimos mal por habernos equivocado al imaginar? No (de nuevo). Nos sentimos mal porque la realidad no se ha ajustado a nuestros deseos (megggggggggggg errror). Eso pasa, en parte, por tener poca tolerancia a la frustración, y en parte por imaginarlo todo únicamente desde nuestro punto de vista, sin tener en cuenta lo que sabemos de los demás, cómo son, cómo se comportan. Pero sobre todo nos pasa porque vivimos desconectados de nuestra realidad… ¿cómo vamos a conectarnos con ella, si siempre vivimos en lo que va a pasar a continuación, y no prestamos atención a cómo se desarrollan las cosas aquí y ahora? Este hábito nos hace perdernos muchas “pistas” (a Sherlock no le pasa) que cambiarían nuestra percepción sobre ese futuro imaginado.

expectativas vs realidad

Entonces, ¿es malo imaginar cómo puede desarrollarse una situación en el futuro?

No (y no es por repetirme), si te preguntas cosas como estas: 

  • ¿Quiénes van a estar en esa situación?
  • ¿Cómo son esas personas?
  • ¿Cuál es mi relación actual con ellas?
  • ¿Cómo se han comportado en situaciones parecidas en el pasado?
  • ¿Qué intereses pueden tener en esa situación futura?
  • ¿Cómo se relacionan entre ellos? Y ¿entre ellos conmigo?
  • ¿Es una situación extraordinaria?
  • ¿Por qué nos vamos a encontrar todos?
  • ¿Nos vamos a encontrar todos?
  • ¿Qué información real tengo sobre ese hecho?
  • Esto que imagino, ¿está basado en la realidad, o solo en lo que yo quiero? 

Estas preguntas y algunas más convierten la expectativa en una preparación del evento. Cambiamos deseos por planificación. Aún así debemos tener en cuenta que hay factores que desconocemos por completo, y que por eso no podemos calcular su impacto… ¡pero por lo menos no se acabará pareciendo lo imaginando a la realidad como un huevo a una castaña!

Ahora bien, todos tenemos derecho a montarnos películas (¡¡allá vamos, Woody!!!). Si queremos ejercerlo, y además lo que deseamos no se parece en nada a lo que va a pasar… realmente no pasa nada… siempre y cuando no nos frustre, y nos haga sentir incompetentes.

Ser honesto con uno mismo y reírnos del yo quería y esto tengo, es importante. Además, y volviendo al anuncio de la DGT… ¿a que todos hemos visto a un borracho andando? ¿por qué (a santo de qué), el alcohol puede hacer peligrar el equilibrio de un cosaco (entrenado en mil batallas alcohólicas) y el mío (mientras me monto mi peli) no? Todos hemos visto bailar a un borracho… ¿por qué yo (en mi ensoñación) voy a seguir bailando con ritmo (cuando no lo tengo ni sobrio) con cuatro copas, si hasta Gervasio Defer lo pierde con dos? ¿Si yo he cambiado en estos 20 años (un poquito… casi ná), por qué los antiguos compañeros de colegio se quedan embobados mirándome, sorprendidos porque el tiempo por mí no pasa (repito)… en mi ensoñación?

Amigos míos, soñar es libre (y gratis), no hagáis que tenga un coste para vosotros. Separad lo que os gustaría que fuera, de lo que va a pasar en realidad, lograréis tener mucha menos frustración, y aumentaréis vuestra autoestima.

Un abrazo a todos.

Ana Saro Moncloa

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada