Meditando ella

El Mindfulnes es un concepto que refleja nuestra capacidad para experimentar lo que somos y dónde estamos, lo que sentimos y pensamos, sin juzgarnos y en el mismo instante en el que está ocurriendo, el presente. Consiste en prestar atención de manera consciente, y observar lo que ocurre (mientras ocurre) tanto dentro como fuera de nosotros, desde la aceptación y la compresión a uno mismo.

¿Y por qué os cuento esto? Porque a veces las cosas que nos pasan en nuestro día a día pueden con nosotros. En ocasiones porque los hados nos lo quieren poner mal, en otras porque estamos agotados y lo vemos todo negro. ¿Y esto es malo? Hombre, agradable no es… pero es la vida. No podemos esperar que nuestro día a día siempre sea idílico. Ocurren cosas y nos ocurren cosas. Ese no es el problema. El problema es quedarnos en ese punto, y empezar a sentirnos a gusto en la desesperación. Como siempre le digo a mis pacientes, el problema no es caerse, el problema es decidir no levantarse.

No podemos esperar que nuestro día a día sea idílico. Pasan cosas. Nos pasan cosas. La clave es no quedarnos atrapados en ese malestar. 

Por supuesto que la práctica del mindfulness no va a evitar que pasemos por problemas económicos, de salud, familiares, de amores… pero va a conseguir que nos sintamos más fuertes, más seguros y con más ganas de luchar por la vida que hemos decidido vivir. Y me diréis ¿cómo? Pues bien, la práctica diaria de esta técnica nos aporta equilibrio, en los buenos y en los malos momentos y es una herramienta perfecta para ayudar a nuestra cabeza a descansar para poder recuperar fuerzas, salir de nuestros bucles y encontrar nuevas perspectivas para solucionar nuestros problemas. Cuando nuestra vida es perfecta, nos enseñará a vivirla sin perdernos nada, a exprimir esos momentos especiales y únicos y cuando la vida nos resulte mediocre, nos servirá para resaltar los momentos especiales y a no dejarnos caer en el desánimo.

Y podéis decir ¿será complicado practicarlo? No. Durante todos vuestros días, existen multitud de momentos en los que llevamos a cabo acciones cotidianas que ni siquiera registramos en nuestra mente: conducir, ducharnos, lavarnos los dientes, subir escaleras, comer… Todos estos momentos son ideales para tener ese momento Kit Kat de relax para recargar las pilas. Y me podréis preguntar ¿y cómo alcanzo ese momento mientras estoy en un atasco? Respirando y focalizando tu atención. Practicando el aquí y ahora.

El mindfulness en realidad se puede practicar en cualquier parte, hasta en un atasco. Respirar y focalizar tu atención son las claves.

Pero, ¿solo sirve para relajarse? No, además puedes mejorar tu atención y tu concentración, beneficiarás tu salud, optimizarás tu capacidad de resolución de problemas, te sentirás mucho más tranquilo cuando todos los demás estén estresados, tendrás una técnica para controlar tu ansiedad…

Y ahora os pregunto yo ¿cuántos de vosotros no queréis mejorar vuestra atención, vuestra calidad de vida, vuestra salud mental y física, cuántos queréis dejar de sentir que se os escapa el tiempo?  La realidad es que con la práctica regular del mindfulness, encontramos un camino para aprender a entendernos y relacionarnos con nuestras sensaciones interiores de miedo y ansiedad, y a regularlas.

La vida pasa rápido, todos necesitamos parar, a veces necesitamos unas vacaciones, y muchas veces no somos capaces de disfrutarlas porque estamos pensando en la vuelta. Este hábito puede desaparecer de nuestro repertorio de pensamiento, pero sobre todo, pensar que la vida es el día a día y podemos hacer algo para que nos resulte más ligero y satisfactorio. Aprender a controlar nuestros pensamientos y que estos discurran por donde queremos y no por donde  le hemos enseñado por inercia o por una mala costumbre va a aumentar nuestra sensación de autocontrol y autoestima. ¿A qué mola? ¿Queréis que os enseñe a practicarlo? Este viernes día 10 de febrero voy a dar una charla taller introductoria para el mindfulness donde podréis aprender lo básico para empezar e intentaré contestar a todas vuestras preguntas, pero sobre todo, sentiréis de primera mano los beneficios de esta práctica. Os dejo la información del evento con el cartel chulísimo que ha creado mi compañera Mamen.

Pero independientemente de todo, os animo a investigar sobre este tema, y a pensar si os apetece  incorporar  este nuevo hábito a vuestra vida.

Ana Saro Moncloa

Viernes 10 de Febrero, de 17:00 a 19:00 en Majadahonda, Taller de Mindfulness y Relajación. Precio: 35€/persona o 60€ si os apuntáis dos. Reserva de plazas: envía un mail a ana@blisspsicologia.com

Taller práctico: Mindfulness y Relajación

Pero independientemente de todo, os animo a investigar sobre este tema y a pensar si os apetece incorporar este nuevo hábito a vuestra vida. ¿Conocíais el Mindfulness? ¿Lo habéis practicado alguna vez? Contadnos vuestra experiencia. 😉

 

Ana Saro Moncloa

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada