LOS BENEFICIOS QUE APORTAN LOS PERROS A LAS PERSONAS CON DEPRESIÓN O ANSIEDAD

Mil veces habréis escuchado los beneficios de convivir con mascotas, más de mil que se realiza terapia con animales (perros, gatos, caballos, delfines…) para distintos tipos de problemas  físicos, psicológicos y /o sociales (depresión, ansiedad, autismo, reinserción social, anorexia,  alzheimer, cáncer, víctimas de maltrato…). También habréis oído el espléndido trabajo que hacen (sobre todo los perros) en labores de salvamento, tanto en las Fuerzas  Armadas, como en la Policía y Guardia Civil, o con los Bomberos, pero en este artículo, me quiero centrar en cómo ayudan los perrillos en la recuperación de las afecciones psicológicas más comunes hoy en día: la depresión y los trastornos de ansiedad.

Que el perro es el mejor amigo del hombre es un dicho muy extendido… y cuando el río suena, agua lleva. Si decides compartir tu casa, tu familia, y tu tiempo, con un amigo de cuatro patas (por favor, plantéate la adopción), en primer lugar vas a aumentar tus niveles de dopamina (aumentarás tu sensación de placer y de motivación), endorfinas (aumentarás tu sensación de felicidad) y serotonina (regularás y estabilizarás tu estado de ánimo). ¿Por qué? Bueno, todas las investigaciones realizadas sobre este tema señalan que tener a un ser dependiente de ti, que sólo te demuestra cariño (sin fisuras, críticas o dobleces), aumenta tu autoestima, te hace sentir imprescindible y querido, te hace sentir cuidado.

En segundo lugar, mejora tu forma física porque el perro necesita salir, pasear, correr, jugar… y lo va a hacer contigo. Olvida todas esas tardes (o días incluso) en los que no pisabas la calle, porque no te apetecía ver a nadie, porque llovía o hacía mucho sol, o simplemente porque te negabas a salir.

Mi tercera razón es que, tu amigo te va a ayudar a relacionarte y a conocer a otras personas que también están paseando a sus perros (mejoraran tu vida social, y mucho). En mi experiencia personal, se hacen grandes amigos en las salidas caninas. Sin presiones, al principio el tema común son ellos, no tienes que decir nada de ti hasta que te apetezca o te sientas cómodo. Pero si por el contrario, no te apetece todavía tener mucho contacto humano… ¡salir solos con la pelota y deportivas!. Este pequeño te va a hacer caminar al menos dos horas diarias (mira en cualquier sitio los beneficios físicos de hacerlo).

El cuarto motivo, es que está demostrado que los perros te ayudan a disminuir los problemas de estrés sólo con acariciarlos y más aún al pasearlos. Sandra Baker de la Universidad Commonwealth de Virginia (EEUU) estudió las ondas cerebrales de distintos dueños de perros, antes y después de pasar un rato con ellos. Los resultados indicaron que, tras compartir un tiempo paseando, jugando, acariciando o simplemente estando con sus animales, las personas disfrutaban de un aumento en la frecuencia de las ondas asociadas a la relajación, y de una disminución en su nivel de la hormona del estrés, el cortisol (esta hormona es mala, mala, mala).

La quinta razón,  es que tu pequeño ladrador va a mejorar tu sistema inmune y el de tu familia. Al relacionarte con ellos tu cuerpo se está haciendo resistente y fuerte ante cualquier enfermedad y/o alergia. Esto lo suscribo también de primera mano, así como que los niños que crecen con perros, son menos enfermizos, más fuertes (enferman mucho menos que sus compañeros sin mascota).

Como puedes ver, tener un perro en la familia tiene muchas más ventajas que inconvenientes, te ayuda a ser más equilibrado, más generoso, te hace sentirte querido, te refuerza mental y físicamente, te ayuda a relacionarte mejor, te hace reír, te dan afecto incondicional… y todo eso, solo te hace más fuerte para luchar contra esa depresión, o ese trastorno de ansiedad que hace tu vida más complicada.

Y como me gusta predicar con el ejemplo, en este momento en mi familia hay dos maravillosos amigos, uno de ellos desde hace tres días. Por un azar del destino llegué a la protectora Abrazo Animal, de las Rozas y nos enamoramos de nuestro nuevo pequeño de 40 kg. Lleva tres días en casa y se ha adaptado a nosotros, y a su nuevo compañero, desde el minuto uno. Os puedo garantizar que desde el viernes todos en casa somos más felices. Por eso os recomiendo (pero mucho), que si estáis pasando por una depresión o por un trastorno de ansiedad, compartáis vuestra vida con un perrillo. Os animo a hacerlo si estáis pasándolo mal, pero si estáis estupendos también lo hago (¿quién no quiere estar todavía más estupendo?). Y de corazón quiero agradecer a las personas que hacen posible la existencia de Abrazo Animal, el trabajo tan estupendo que hacen con estos animales, mascotas que muchas veces no les llegan en las mejores condiciones. Gracias a ellos, muchas personas se están beneficiando de haber encontrado unos amigos maravillosos que alejan la soledad de sus vidas, aportándoles calidad y alegría.  

Las Psicóloguis

Ana Saro Moncloa

Niña.https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTEXv7pA_gRG099V0ae-XYShpxT8Z4VXMXjpp-HakZO3kSqNuTuKA

Mujer.https://encrypted-tbn1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR59YTwpU5WhhiTfi7RA7Nx4pxrc2DsWCtTXb4bOxz_C4z8qNEF

Logo. http://abrazoanimal.org/wp-content/uploads/2015/05/logo-abrazo-animal.gif

¿Qué opinas? Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada