APRENDER A DECIR “NO”

APRENDER A DECIR “NO”

 

 

Aprender a decir “NO”, seguro que has visto muchos artículos o post sobre este tema, y si has leído alguno, te habrán convencido los beneficios de aprender a decirlo. Entonces, ¿por qué por qué lees sobre ello y te cuesta tanto ponerlo en práctica? ¡es una habilidad que va a ayudarte a sentirte bien!

Por ejemplo, mira las fechas en las que estamos, a nada de las Navidades, piensa en las Fiestas de hace 2, 5, ó 7 años, ¿cuántas veces te encargaste de comprar los regalos de todos, o cenaste donde no querías, o …  porque no supiste negarte?, muchas ¿verdad?, ¡en estas fechas a veces tenemos a sensación de “tragar con todo” (literal y figuradamente)! ;). Anímate a aprender a decir NO, porque aunque aprovecho estos días para escribir el post, aprender a decir no es una habilidad estupenda para darle uso durante todo el año.

@blisspsicologia

6 razones para animarte a aprender a decir “NO”

1. Da sensación de control

2. Favorece la autoestima y el auto respeto

3. Nos ayuda a definir nuestros límites y darlos a conocer a los demás

4. Nos aporta tranquilidad en las relaciones sociales, lo que hace que estemos más cómodos en estas situaciones

5. Mejora y equilibra nuestras relaciones familiares, de pareja, laborales, o de amistad

6. Nos hace asertivos

Es decir, si sabemos cómo dejar claro lo que haremos y lo que no, qué nos gusta y que no, evitaremos enfados y malos entendidos, tanto en la esfera personal como en la laboral. Sobre todo, nos evitamos sentirnos utilizados cuando nos rodeamos de personas que, como saben que nos cuesta negarnos, lo aprovechan para pedir todo tipo de favores.

Es importante saber y sentir que tenemos derecho al “NO”, sin conflictos y sin cargar con una culpa que no nos corresponde.

POR QUÉ DECIMOS “SI” CUANDO QUEREMOS DECIR “NO”

¿Alguna vez has vivido estas situaciones, (o algo parecido)?

  • Estás en la fiesta de Navidad de tu empresa y ya te quieres ir, llega un compañero te pide que no lo hagas y al final terminas aburrido en una esquina
  • Estás tranquilamente en casa, disfrutando de un buen libro y tienes que salir corriendo porque tus amigos han quedado y no te dejan de llamar
  • Has dejado bien claro que no quieres que tus hijos tomen azúcar de noche y tu familia ignora lo que dices y les dan más turrón
  • Te despierta de la siesta un teleoperador que te tiene dos horas al teléfono porque no sabes cortar la conversación
  • Te piden un favor en un momento en el que te resulta imposible hacerlo, y te acabas comprometiendo a llevarlo a cabo … 

 

Decimos SI cuando queremos decir NO porque

  • No queremos hacer daño a otras personas: No sabemos gestionar la culpa
  • No queremos quedar mal: El peso de la educación
  • Nos da miedo que nos dejen de querer o de contar con nosotros: Tenemos baja autoestima
  • Nos aterra el conflicto que se puede generar con esa persona, no soportamos las conversaciones complicadas: No sabemos gestionar el conflicto
  • Tememos equivocarnos: tenemos problemas para la toma de decisiones
  • Nos importa lo que piensen o digan de nosotros: Buscamos siempre la aprobación de los demás
  • Si no lo hago yo, va a salir mal: Responsabilidad excesiva y perfeccionismo
  • Si siempre hago favores, los demás también me los harán: Idea distorsionada, los demás se portarán conmigo, como yo con ellos.
  • Nos lo pide el grupo de amigos o de colegas del trabajo: Nos resulta difícil soportar la presión de grupo
  • Tenemos miedo de que, al decir NO, tengamos consecuencias negativas como perder a un amigo, un trabajo, a la familia política… Miedo a represalias
  • No sabemos utilizar la asertividad
  • Nos da miedo exponer nuestros límites

CÓMO APRENDER A DECIR «NO» 


Si has llegado hasta aquí es porque te interesa aprender a decir “NO”, pero quieres salir bien parado de la situación, haces bien. Existen técnicas que realmente funcionan y te harán sentir mejor. Además, tener un método siempre ayuda.

Las técnicas que te expongo a continuación se pueden utilizar solas o combinadas. Solo hace falta que te atrevas con ellas, y las vayas interiorizando. Si practicas, en poco tiempo formarán parte de tu estilo de comunicación, ¡y de la forma más natural!  Vamos con ellas:

Técnica del Disco Rayado

Imagina a ese teleoperador que te despierta en la siesta. Te vende un producto que ni quieres ni necesitas. No te deja hablar, y cuando lo haces, te ignora. Quieres colgar, pero te da apuro, porque no eres así, y además, piensas que está haciendo su trabajo. Bien, simplemente repite todo el rato la misma frase: gracias, pero no me interesa, te lo agradezco, pero no me interesa, he entendido las condiciones, pero no me interesa.

Técnica del aplazamiento

Antes te puse el ejemplo de tener que salir con amigos, cuando estabas tan ricamente en casa. No dejaban de llamar, suplicarte, hacerte chantaje… y acabaste saliendo… pero de malhumor y sin ganas. La próxima vez, puedes usar esta técnica que consiste en expresar tu acuerdo junto con un “pero no” detrás. Veamos como funciona: “Venga, sal que estamos todos, parece mentira que prefieras quedarte en casa, además si vienes puedes traer el coche y podemos ir a ese sitio nuevo… espera que te paso a Carlos” Complicado ¿eh?, no tanto. Diles: “Hola a todos, cuánto me alegro de que estéis juntos, parece que ya lo pasáis bien sin mi, y me alegro mucho, porque hoy no puedo salir, ya tengo otros planes, pero a la siguiente me apunto”.

Técnica del Sándwich

Ahora vamos a utilizar el ejemplo del compañero que no nos deja irnos de la fiesta de Navidad de la empresa. Esta técnica consiste en tres pasos:

      1. Agradecemos que se haya pensado en nosotros, o que estén a gusto en nuestra compañía: Carlos, me encanta haberte conocido mejor en la fiesta
      2. Le trasladamos la negativa a lo que nos pide: Pero ya es tardísimo, y llevo despierta desde las 6, estoy agotada y con ganas de llegar a casa
      3. Le proponemos algo para más adelante: ¿qué te parece si esta semana comemos juntos y hablamos de todos los cotilleos de la fiesta? La verdad es que me ha encantado conocerte en tu versión “fuera de la ofi”

Técnica del Banco de Niebla

Estamos con los niños en la fiesta de Navidad de nuestra familia política y no paran de darles todos los dulces que piden. Sabemos que los niños esta noche, como no lo cortemos, se ponen malos, seguro. Pero nuestra suegra puede tomarse a mal que se lo digamos. ¿Qué te parece hacer lo siguiente?: Paloma, lo estamos pasando genial muchas gracias por prepararlo todo tan bien. Los peques están disfrutando mucho, pero con la emoción de la fiesta y lo pillos que son, al final han tomado demasiada azúcar, y con el ritmo que llevan mañana no podremos venir porque estarán malitos. ¿Te parece que guardemos los dulces que quedan?, si no los ven, no los comen. Y mañana disfrutarán de sus abuelos sin dolor de tripa.

Técnica de la Alternativa

Te piden un favor cuando te resulta imposible hacerlo o simplemente no quieres. Bien, propón alternativas: “… ahora mismo es imposible porque tengo que entrar a una reunión, ¿has pensado en Rodrigo? Sabe casi más que yo del tema. Y si no prueba con Sonia, creo que hizo algo similar.”

CONCLUSIÓN: NO, NO Y NO

Parece mentira, con lo poco que nos costaba de niños decir que no… y al final, de adultos, se nos hace cuesta arriba. Anímate con el NO, esta habilidad de comunicación es fundamental, es sana, y ayuda a equilibrar las relaciones. Piensa que  decir “NO” mejora tu salud mental y tus relaciones porque:

  • te ayuda a valorarte
  • protege tu autoestima
  • potencia  auto respeto
  • eliges cómo gestionas tu tiempo
  • potencias tu capacidad para tomar decisiones…

Es decir, a lograr que tus límites no dependan de nadie, solo de ti. Además, cuando hagas un favor, no será por verte presionado, será porque quieres, puedes y te apetece. Te pone en valor ante ti mismo y los demás. Contigo no todo vale, y eso es importante.

Por otro lado, hemos visto que saber que decir NO, no implica ser borde, maleducado, o mala persona. Se puede decir NO, sin ofender a nadie, con cariño, amabilidad y firmeza, ¿no crees?

Espero que te este post te anime a APRENDER A DECIR NO, pero si aún así quieres, pero te cuesta, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Con un poco de ayuda, seguro que lo consigues.

 

Ana Saro Psicóloga en

@blisspsicologia

www.blisspsicologia.com

https://www.instagram.com/blisspsicologia/

916347650/ 671174844

blisspsicologia@gmail.com